Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

El arquitecto de Tazacorte declaró que desconocía que La Nao se iba a vender

Rosendo Luis Brito prestó declaración en septiembre de 2010 como imputado en el caso Los Tarajales, del que derivó una nueva investigación sobre el suelo que ahora ordena desclasificar el Supremo. Afirmó que no le dijo a su padre, apoderado de la finca y mediador en la venta, que se iba a reclasificar como urbanizable.

25/mar/12 02:08 - M. CHACÓN, Tazacorte

El arquitecto municipal de Tazacorte, señalado por el Tribunal Supremo como partícipe, junto a su padre,Rosendo Luis Cáceres, en un "desvío de poder" que derivó en la reclasificación a urbanizable de un suelo denominado La Nao con la intención de beneficiar a particulares en la posterior venta del mismo a una empresa promotora, negó hace un año y medio ante el Ministerio Fiscal su implicación en la supuesta trama urbanística denunciada por otro inversor.

El técnico está imputado en el caso de los Tarajales, del que derivó inicialmente la investigación (pieza separada) de la Nao, cuya causa penal se prevé ampliar ahora tras la sentencia del Supremo que, por la vía administrativa, ordenó desclasificar el suelo.

El Supremo argumentó en la sentencia firme que publicó recientemente EL DÍA la implicación de Rosendo Luis Brito y su padre (apoderado de la parcela) en la operación , que se saldó con la venta por 2,2 millones de euros. Sin embargo, Rosendo Luis aseguró ante el fiscal que cuando realizó el informe en el que se basó la reclasificación a urbanizable de la parcela de La Nao, después de haberse aprobado inicialmente como suelo agrícola en el PGO y publicado sin alegaciones, "sabía que los propietarios eran la familia Carrillo", de la que su padre era el apoderado, pero "desconocía en ese momento que tuvieran la intención de vender ese suelo".

Al respecto, afirmó que no le comentó a su padre, que gestionaba el cultivo de la parcela, "que la finca iba a ser urbanizable" ni le propuso que alegara en el planeamiento. Además dijo que no pensó en "una posible incompatibilidad", a la hora de emitir el informe.

Reconoció que Rosendo Luis Cáceres representó al propietario de la parcela en la venta realizada a Statecnic SA por 2,2 millones de euros. En cualquier caso, añadió que su padre "participa en otras ventas como administrador de parcelas", pero no cree que obtuviera "ningún beneficio económico". Además, afirmó que él tampoco obtuvo beneficio alguno.

Entre políticos y técnicos

Rosendo Luis Brito, que ejerce como arquitecto municipal desde 1999 en el Ayuntamiento de Tazacorte, afirmó el 21 de septiembre de 2010, durante su declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Los Llanos, y ante el fiscal que lo interrogó, que era "el puente entre políticos y redactores del PGO".

Al respecto, aclaró que "la iniciativa de clasificar como urbanizable de nuevo la parcela fue de redactores y políticos", no de él, y se justificó "por el desarrollo de El Puerto, la infraestructura portuaria y la circunvalación de Tazacorte".

Para ello, "emitió informes genéricos en base a propuestas del equipo redactor del Plan General que consideraban viable el aumento de edificabilidad de la parcela". Por eso, su informe fue favorable para que volviera a ser urbanizable, ya que, según aclaró, "tras el avance del PGO, el urbanizable, que ya lo era desde 1999, pasó a ser rústico de protección agrícola. Para ello, se refundieron dos urbanizables en uno y La Nao se había dejado fuera".

Además, dejó claro que para él "es normal que durante la tramitación del planeamiento se reclasifique en varias ocasiones el mismo suelo".

EL EXALCALDE

"Por consejo de técnicos y Pulido"

Antes que el arquitecto, en julio de 2010, declaró el ahora exalcalde Ángel Pablo Rodríguez Martín, también como imputado por Los Tarajales. El exmandatario de Unión Bagañeta (UB-CC) afirmó que en La Nao actuó bajo "recomendación de redactores del PGO y aconsejado por Miguel Ángel Pulido, como viceconsejero". Sobre este último, aclaró que le planteó que "continuara la clasificación de los suelos en relación con las antiguas Normas Subsidiarias (1999) para evitar indemnizaciones", después de que "varias zonas fueron suspendidas por la Cotmac por cambios sustanciales".

Rodríguez Martín dijo que "los redactores del PGO le dijeron que los propietarios de esos terrenos eran de la familia Carrillo" y que "sabía que el padre del arquitecto era administrador de la finca". Aseguró que Inversiones Insulares Cock, promotor de la causa judicial, le dijo que tenía intereses en esa finca. Aclaró que la reclasificación de La Nao "se aprobó por unanimidad en el pleno", e insistió en que el "siempre tomó decisiones en base a los criterios del equipo redactor del PGO".