Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

LA PALMA


El juez rechaza las peticiones del Santander y sigue su investigación


El instructor del Juzgado de Primera Instancia de Los Llanos aclara que abrir diligencias previas a una querella no esclarece lo que se está investigando: el extravío de 300.000 euros.

El juez deja claro en sus providencias que investigará hasta conocer el destino final de los 300.000 euros extraviados
El juez deja claro en sus providencias que investigará hasta conocer el destino final de los 300.000 euros extraviados


12/mar/14 24:52 - Víctor Martín, Los Llanos de Aridane


El abogado del Banco Santander ya tiene la respuesta del juez a sus peticiones. El instructor del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Los Llanos de Aridane ha emitido una providencia en la que rechaza el inicio de diligencias previas a la presentación de una querella criminal, dejando claro, una vez más, que lo que se investiga en el procedimiento abierto es conocer el paradero de los 300.000 euros que desaparecieron de una cuenta de la empresa Business en la sucursal de esta entidad bancaria en Los Llanos de Aridane.

El juez recuerda al abogado del Santander que el artículo 299 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dispone que "constituyen el sumario las actuaciones encaminadas a preparar el juicio y practicadas para averiguar y hacer constar la perpetración de los delitos con todas las circunstancias que puedan influir en su calificación, y la culpabilidad de los delincuentes, asegurando sus personas y las responsabilidades pecuniarias de los mismos".

A propósito, el magistrado afirma que "las diligencias interesadas por la representación procesal del Banco Santander, entidad contra la que se dirige esta investigación, en nada contribuyen al esclarecimiento de los hechos denunciados, por lo que no ha lugar a su práctica".

El juez se extiende en su providencia para razonar su decisión y explicar, por si había alguna duda, lo que está investigando, señalando que este procedimiento se incoó "por entender que habían sospechas de que habiéndose concedido un préstamo por la entidad Banco Santander a la entidad Inversiones Insulares Cock", que no pudo ser atendido a su vencimiento, "se despachó esta ejecución por 1.324.702,78 euros; no obstante se realizaron dos ingresos en la cuenta de uno de sus avalistas el 28 de enero de 2008 por importe de 6.000 y 301.000 euros para la satisfacción de dicho crédito, investigándose el destino que por el banco se dio a tales ingresos", que es lo que "debe determinarse".

En todo este caso, del que EL DÍA ha ido informando no sin antes acceder a toda la documentación judicial que corrobora cada una de las noticias publicadas, lo más difícil de llegar a entender es cómo un banco y sus abogados están siendo incapaces de justificar ante el juez lo que parece sencillo: el destino de unos 300.000 euros que se ingresaron hace ya seis años. El procedimiento abierto depende, al menos eso se desprende de las contundentes providencias dictadas por el magistrado, de que el Santander diga si fue un dinero que nunca llegó a su sucursal y, por tanto, desconoce su paradero; si por el contrario se ingresó pero fue recuperado por la propia empresa ordenante del mismo o si, efectivamente, se trata de una cantidad que por error o a consciencia se destino para otros fines.