Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

TENERIFE NORTE


El patrón mayor avisa de que "sin el nuevo puerto, la pesca desaparecerá"

La Cofradía de Pescadores Gran Poder de Dios se queja del "agravio comparativo" que sufre la ciudad respecto a otras localidades costeras de las Islas.


7/nov/10 08:01 - R.B., Puerto de la Cruz


El patrón mayor de la Cofradía de Pescadores del Puerto de la Cruz, Carlos Carrillo, asegura que "sin el nuevo puerto, la pesca desaparecerá en el Puerto de la Cruz" e insiste en la necesidad de que el Gobierno de Canarias cumpla su compromiso de financiar esta actuación. Carrillo lamenta el "flagrante incumplimiento de la promesa del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero Baute, quien el 19 de noviembre de 2009, en el acto de reinauguración de la remozada sede de la Cofradía de Pescadores, aseguró que destinaría dos millones de euros a esta actuación en 2010".

A su juicio, "si el inicio de la obra del nuevo muelle se retrasa más allá de 2011, aquí la pesca se muere".

Carrillo insiste en que en el caso de que no se incluya en los presupuestos una partida para el muelle pesquero y deportivo de la ciudad, propondrá la adopción de medidas de presión y de movilización.

El patrón mayor se queja del agravio comparativo que sufre la ciudad respecto a otras localidades costeras de las Islas, como Garachico (Tenerife) o Tazacorte (La Palma), donde "sí se está invirtiendo".

Una cuestión de derechos

"¿Por qué tienen más derechos los pescadores de Garachico o Tazacorte que los del Puerto de la Cruz?", se pregunta Carrillo.

A su juicio, es evidente la existencia de "un agravio comparativo con respecto a otras localidades costeras de Canarias", máxime cuando la ciudad turística siempre ha tenido una indeclinable vocación marítima desde sus orígenes o primeros asentamientos en el siglo XVI, una actividad marinera cuyo esplendor coronó el final del siglo XIX y comienzos del XX, con tráfico portuario propio, vinculado a las exportaciones e importaciones, e incluso de pasajeros.

Sólo 9 de 28 barcos

La falta de expectativas y la crisis económica provocan una merma en la actividad pesquera que se traduce en la desaparición de embarcaciones: "De los 28 barcos inscritos ya se han vendido tres, y dos están en lo que se llama séptima lista, pendientes de sacar de la circulación. De esas 28 embarcaciones, actualmente sólo nueve salen a pescar".

La escasez de pesca obliga a los marinos a trabajar en tierra y subrayó que "si la administración no nos ayuda y no tenemos un muelle, está claro que desaparecerá el sector en la ciudad turística".

Recordó que la actividad pesquera efectiva tiene lugar seis meses al año, el resto se mantiene varada la flota por los temporales marítimos, especialmente en invierno.

El actual muelle pesquero del Puerto de la Cruz, cuya ampliación data de principios de los años 80 del pasado siglo, sigue siendo inseguro para las maniobras de las embarcaciones, "tal y como se ha puesto de relieve en accidentes con víctimas o daños materiales", según reitera el patrón mayor de la Cofradía Gran Poder de Dios.

Esta ampliación exigua le valió el apelativo de "muelle de los Pitufos", dado que no satisfacía las necesidades del gremio, ni contaba con la suficiente capacidad operativa para embarcaciones de envergadura. A duras penas se hicieron pruebas de atraque con el catamarán Alisar e incluso el yate Le Faraón tuvo que fondear fuera del muelle hace más de 25 años.

Carlos Salvador Carrillo se considera un pescador de mar y de tierra, y su principal deseo es que se pueda conseguir un seguro que cubra la temporada de invierno para los pescadores cuya flota queda amarrada en el muelle por el mal tiempo reinante, y así puedan atender los pagos de la Seguridad Social en el período de inactividad, como el que se ha iniciado desde el comienzo del otoño.

Lo más llamativo para este hombre curtido en la mar es la caída de las capturas pesqueras, hasta casi el 70 por ciento, lo que convierte al pescado en "un auténtico artículo de lujo". En su opinión, "no se trata de que no se venda el pescado, sino de que falta oferta para cubrir la demanda". Atribuye esta circunstancia a la práctica de artes prohibidas y al furtivismo.