Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

"Existieron intereses cruzados del Santander y empresarios locales"

El abogado y profesor Juan Lobato, que defiende a las empresas afectadas con los 300.000 euros que desaparecieron del banco, ofrece su impresión sobre todo lo ocurrido.


Lobato cree que hubo una complicidad en el juzgado

Lobato cree que hubo una complicidad en el juzgado


25/feb/14 - Víctor Martín, S/C de La Palma (eldia.es)

El abogado y profesor Juan Lobato trabaja junto a Milans del Bosh y Alfonso Castresana, además de otros letrados menos conocidos pero de igual valía de La Palma, en la defensa de los intereses de las sociedades afectadas por el ambicioso proyecto turístico del empresario vasco César Gil, frenado en El Puerto de Tazacorte, un proceso donde se investiga la desaparición de más de 300.000 euros de una cuenta del banco Santander, tal y como publicó EL DÍA en sus últimas ediciones.

Lobato explicó que este procedimiento "se inicio por un problema urbanístico, que es el tema de fondo, en el que un constructor de fuera de La Palma, César Gil, quería llevar a cabo una actuación importante en Tazacorte. Nuestra impresión es que hubo una serie de intereses cruzados de empresarios locales, el juzgado y el Banco Santander o su abogado, eso no lo sé, porque quizás sean cosas distintas, para apropiarse de la actuación urbanística prevista". Bajo su criterio, existió además una implicación directa "del Ayuntamiento de Tazacorte. De hecho están imputados el exalcalde y otros, y una complicidad dentro del propio juzgado, porque de otra manera es inimaginable poder hacer todo lo que se ha hecho".

Este prestigioso abogado aclara que el procedimiento abierto por un desarrollo urbanístico "frustrado por el propio ayuntamiento" tiene a su vez lo q7ue se denomina "piezas separadas". Ahora el juez investiga la prejudicialidad penal, es decir, "no se entra en el tema civil hasta que se resuelva si efectivamente el Banco Santander se apropió de más de 300.000 euros de modo indebido. No se sabe si el dinero ha ido al banco o al bolsillo de alguien".

Lobato hizo especial hincapié en que el juez instructor del Juzgado número 1 de Los Llanos de Aridane "hizo una pregunta muy concreta al abogado del Santander. Le preguntó por el destino del dinero. Fue una pregunta clara, directa, inmediata: dónde están los 300.000 euros. Y esa es la respuesta que todavía se está esperando, lo que hizo que el juez concediera la prejudicialidad penal. Hay que saber si hubo o no un robo".

El defensor de los intereses del empresario César Gil no duda en afirmar que "es muy poco discutible que estamos ante una conspiración para delinquir. Desde un punto de vista jurídico, cualquier estudiante de segundo curso de Derecho en la asignatura de Derecho Penal lo identificaría inmediatamente. Un fin único, la concurrencia necesaria, varios actores... es de manual. De los casos que los profesores contamos en las universidades".

Por último, Juan Lobato entiende que el procedimiento urbanístico en su conjunto "es un asunto con la suficiente entidad para que el juzgado de Los Llanos de Aridane contara con un juez auxiliar que llevara el caso".