Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

Las Haciendas dice que si la presa de La Viña no se hace, no será por su culpa

El administrador general del Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte afirma que el convenio aprobado por el Consejo Insular de Aguas para su gestión no es disparatado y que es una obra interesante para el Valle de Aridane que se debe hacer porque "hay líquido que en invierno se pierde".

28/abr/05 05:44 - D.M., Los Llanos

El administrador general del Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte, Rosendo Luis Cáceres, no considera un disparate, como ha denunciado el PSOE, que el Consejo Insular de Aguas quiera firmar un convenio con el heredamiento (una entidad privada) para construir y gestionar la futura presa de La Viña, en Los Llanos, porque "es lo mismo que se ha hecho con otras balsas públicas en la Isla para su explotación".

Según explicó, en todas las balsas hay aguas públicas y privadas. La Laguna, por ejemplo, dijo, es una obra de interés general que hizo el estado y en la que se depositan aguas públicas y privadas, siendo la gestión compartida entre el Consejo y las comunidades que ponen el recurso allí. En Dos Pinos y Cuatro Caminos ocurre lo mismo, son embalses públicos y para su gestión hay unas comunidades a las que se les da una concesión reglada para evitar que hagan lo que quieran con el agua.

En los dos últimos años se ha estado trabajando en este convenio por parte de representantes del Gobierno autónomo y por parte del heredamiento se ha llegado a un acuerdo y, "como es natural, dependía de que fuera aprobado por la junta de gobierno y la junta general del Consejo Insular de Aguas. En la junta de gobierno se aprobó con un voto en contra el convenio que se ha redactado y en la junta general con los votos en contra del PSOE", señaló.

En su opinión, lo que había que hacer por parte de las Haciendas, del Gobierno autónomo y del Consejo Insular de Aguas se ha hecho y ahora será el Gobierno central quien decida si se construye o no dicha infraestructura.

Rosendo Cáceres lo que sí negó es que se hayan opuesto a la construcción de la presa. "Lo único que ha hecho toda la vida el heredamiento es defender sus aguas propias, que se respeten las aguas que están acreditadas que son suyas, y eso es lo que se ha tratado en este convenio, porque aguas abajo de la balsa que se va a construir hay dos tomaderos más que están recibiendo líquido privado. Con la balsa se van a cortar esas aguas que hoy están recibiendo las Haciendas y se van a meter en una presa pública, aunque son privadas. Por eso, se nos reconoce el recurso que históricamente hemos venido disfrutando de La Caldera, mientras que el excedente sobrante es público, al igual que sucede en otras partes. Yo creo que con este convenio se ponen las cosas más fáciles. El heredamiento no se opone a la presa, lo que pide son plenas garantías para el agua que estamos disfrutando hoy y que se ha garantizado siempre en La Palma con todas las obras que ha hecho el estado".

Las haciendas son propietarias de una parte importante de las aguas de la Caldera de Taburiente y precisamente sobre de quién es la titularidad de las aguas que corren hacia el mar por el barranco de Las Angustias, y para cuyo aprovechamiento se pretende construir la presa, le preguntamos a Rosendo Cáceres, que contestó que "las aguas cuando rebasan la propiedad privada y se salen a los cauces públicos son públicas, aquí y en todos los barrancos de Canarias".

En este sentido, indicó que todas las aguas que se puedan recoger y retener para que no se vayan al mar, son obras prioritarias, aunque siempre hay que establecer un orden y "pienso que La Viña es una de las obras interesantísimas para el Valle y para la Isla, y que se debe hacer".

"Si este proyecto se dice que es viable y que se puede realizar con garantías, tenemos falta de agua y hay líquido que en invierno se pierde", señaló.

Pese a las críticas, Cáceres defendió el trabajo de las Haciendas y dijo que a día de hoy están distribuyendo el agua en las mejores condiciones de toda la Isla. "Los excedentes que se producen los estamos suministrando al agricultor que lo solicita al precio más barato de toda Canarias", afirmó.

La red de riego de las Haciendas de Argual y Tazacorte da agua a dos mil hacendados, y a casi 500 agricultores que no tienen agua, a los que "les entregamos el líquido los 365 días del año y con los que, que yo sepa, todavía no hemos tenido problemas", de modo que "cuando nos critican, que digan qué estamos haciendo mal, porque nosotros lo hacemos lo mejor que podemos".

El heredamiento posee una red de canales que supera los cien kilómetros, de una red de riego con balsas que superan los cien kilómetros, infraestructuras que administra y gestiona con recursos propios.