Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

LA PALMA


Problemas legales obligan a Dragados a frenar la recepción de áridos en el puerto

Varias denuncias presentadas por los ecologistas y la oposición de Tazacorte han provocado la intervención del Seprona y la casi paralización del envío de áridos para la ampliación del puerto bagañete. Los propios transportistas aseguran que se les ha dicho que hay problemas y que no se pueden enviar más materiales.


1/nov/09 07:34 - M. CHACÓN, Tazacorte


Las denuncias presentadas por ecologistas y grupos políticos de la oposición en Tazacorte (CCN y PP) han obligado a Dragados, empresa adjudicataria de los trabajos de ampliación del puerto, a frenar la recepción de áridos destinados a las obras, con el objetivo de incrementar la plataforma de suelo sobre la que se extenderá la nueva configuración estructural del muelle, que aumentará su tamaño de forma considerable. La empresa no se ha querido pronunciar al respecto, aunque, ante la consulta de EL DÍA, ha confirmado la existencia de problemas.

La entrada de camiones con piedras o otros materiales de relleno en el puerto no se ha paralizado del todo (tal y como demuestra la fotografía incluida en esta información, que se obtuvo a finales de esta misma semana), pero sí se ha frenado la recepción de áridos de forma considerable, disminuyendo el volumen y la cantidad de camiones que llegan al puerto para descargar por orden de la empresa. Según aseguran los propios transportistas, se les ha dicho que hay problemas con varias denuncias y no se pueden traer más materiales.

Estos camioneros están realizando sólo unos pocos viajes con piedras. Hasta hace unas semanas, una amplia flota de camiones transcurrían por la carretera de acceso al puerto de Tazacorte cargados de materiales o escombros sólidos. Cada transportista llegaba a realizar hasta media docena de viajes al día, lo que da una idea de la cantidad de materiales que se estaban llevando al puerto, en donde se necesitan, según los cálculos recogidos en el proyecto casi 1,5 millones de metros cúbicos de áridos para poder ejecutar las plataformas previstas.

Intervino el Seprona.- Ante las denuncias interpuestas, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil realizaron una inspección ocular en las obras de ampliación que se estaban desarrollando en el muelle y en los lugares en los que se estaban extrayendo materiales áridos para enviarlos al puerto de Tazacorte, a fin de comprobar las información recogidas en los escritos enviados y las acusaciones que en ellos se recogían contra estas obras.

Las conclusiones del cuerpo de seguridad confirmaron las infracciones y fueron remitidas a la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, la Dirección General de Costas, la Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife y la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (APMUN) para que actuaran en consecuencia, determinando las responsabilidades que estimaran oportunas.

Sin medidas ambientales.- La irregularidades denunciadas no se refieren sólo al supuesto origen ilegal de los áridos. La Centinela-Ecologistas en Acción aseguró en su momento que las obras de la ampliación del Puerto de Tazacorte incumplen las condiciones ambientales impuestas al proyecto.

A la dudosa procedencia de los materiales de relleno se une el que no se haya instalado la barrera antiturbidez ni se están cumpliendo otras medidas ambientales exigidas.

Al respecto, los ecologistas afirmaron que "no se estaba cumpliendo o llevando a cabo el Programa de Vigilancia Ambiental previsto y presupuestado en el proyecto, pagado con dinero público, un dinero que no se devolverá a los contribuyentes".

Responsabilidad de la empresa

Desde la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias no se reconoce la existencia de problemas en las obras del puerto. Es más, afirman que "las obras continúan sin aparente incidencia negativa". Si hay algún inconveniente con la obtención de los áridos necesarios, desde el departamento regional se entiende que "es un problema de la empresa adjudicataria". Por ahora, según afirman las fuentes consultadas por esta redacción, "la obra va bien, se desarrolla dentro de los límites de la normalidad, tal y como se confirma en los seguimientos que hemos hecho". En ese sentido, por ahora la Consejería no se ha planteado si quiera la posibilidad de que la ampliación del puerto de Tazacorte, en la que se invierten más de 53 millones de euros, se pueda paralizar. La disposición y provisión de áridos se incluyó en el proyecto presentado en la adjudicación de las obras, por lo que es la empresa la que tiene que solventar el supuesto conflicto abierto. La Administración, por ahora, se mantiene al margen de este asunto, vigilando el cumplimiento de los plazos.