Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

Tazacorte

Un escrito de Intervención confirma el negocio ilícito de áridos en Tazacorte

Políticos y técnicos tenían constancia, desde el año 2002, al menos, de que una empresa sacaba "miles y miles de metros cúbicos" de áridos del barranco para una supuesta venta, sin pagar nada al ayuntamiento.

16/abr/12 01:16 - M. CHACÓN, Tazacorte

La explotación ilegal de una cantera pública de áridos en el barranco de Las Angustias, para beneficio de particulares durante muchos años, de la que informó EL DÍA en un reportaje publicado el pasado 26 de marzo, no solo se permitió por parte del Ayuntamiento de Tazacorte sin la obtención de los ingresos que le correspondían a las arcas públicas, sino que además se facilitó un enriquecimiento ilícito a empresarios, pese a las advertencias realizadas por escrito desde los servicios técnicos municipales.

Esta redacción ha recibido de manos de un particular un documento público, que no consta en el Ayuntamiento de Tazacorte, con el que se demuestra que políticos y técnicos tenían constancia desde, al menos, el año 2002 de que una empresa se llevaba los áridos del barranco, "miles y miles de metros cúbicos" para una supuesta venta, sin pagarle nada al ayuntamiento. Ese escrito es una prueba que aclara que no se actuó contra la actividad ilícita conocida por el Gobierno de Unión Bagañeta.

El documento público recoge una evidencia escrita de la existencia de un explotación ilegal de cantera de áridos en el barranco durante años, algo que siempre fue negado por UB-CC durante casi dos décadas de gestión municipal. Solamente, se reconoció en un pleno de abril de 2004 por parte del exalcalde Ángel Pablo Rodríguez Martín, en el que informó de que puntualmente "se habían realizado actividades de extracción de áridos por parte de varias empresas a cambio de compensaciones económicas o a través del autoconsumo para obras municipales". Entre esas empresas se mencionaba a ACS y Rotulaciones Acosta.

Sin embargo, desde el área económica de Intervención se constató en julio de 2002 que "tras una revisión contable de varios años, no se percibe en el ayuntamiento cantidad alguna por el concepto de extracción de áridos en el cauce del barranco de Las Angustias, cuando es evidente y notorio que se han extraído miles y miles de metros cúbicos del mismo". Es más, afirma que "la citada extracción, en su mayor parte, se ha realizado en los últimos años por la empresa Rotulaciones Acosta SL".

Intervención "rogó" al exalcalde que "a la mayor brevedad se procediera a iniciar un expediente de reintegro de las cantidades que dicha entidad y otras personas que se han beneficiado de la extracción de áridos (públicos) debían ingresar al ayuntamiento, recordándole al exmandatario "la concurrencia en esta corporación de la condición de concesionario de la explotación, según las autorizaciones y prórrogas concedidas por el Consejo Insular de Aguas".

En tal sentido, en la primera de las observaciones que realiza, informa de que entre los condicionantes impuestos por el órgano dependiente del Cabildo se establece un canon anual a pagar por el ayuntamiento de 10.800 euros, por explotar la cantera. Además, al finalizar el escrito también se recogen otros costes que la obtención de la concesión ha tenido para el ayuntamiento, "entre los que figura la redacción de un proyecto técnico (ejecutado por la empresa Irciterra SL) que supuso un desembolso de 5 millones de las antiguas pesetas de dinero público.

Ese documento se elaboró por Intervención tras un escrito remitido por el Consejo Insular de Aguas en julio de 2002, sobre las condiciones según las cuales se otorgaba al ayuntamiento la concesión de extracciones de áridos. El mismo recibió registro de entrada el 31 de julio de ese año en el propio ayuntamiento con destino a la Alcaldía.

Hay que recordar que el Juzgado de Los Llanos archivó en abril de 2007 una denuncia sobre estos hechos que realizó el Partido Socialista argumentando falta de pruebas. En aquella denuncia se hablaba de posibles delitos penales de malversación de fondos públicos, prevaricación y cohecho.