Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

LA PALMA

Una sentencia suspende el proyecto de dos edificios de 10 plantas en el Puerto

La decisión de anular la aprobación inicial del plan parcial, que tomó el ayuntamiento en noviembre de 2007, ha sido avalada por el TSJC por ajustarse a derecho. Sin embargo, el tribunal anula el decreto de la Alcaldía que "dejó sin efecto" su decisión anterior de dar luz verde a los edificios, al considerarla irregular.

25/abr/10 07:53 - MAIKEL CHACÓN, Tazacorte

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha ratificado la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Tazacorte de suspender el proyecto residencial promovido por la entidad Inversiones Cock en la desembocadura del Barranco de Tenisca, en el núcleo costero del Puerto, en el que se preveían dos edificios de 10 plantas para albergar 350 viviendas. La rectificación se justificó porque las edificaciones eran incompatibles con la ejecución de una nueva carretera prevista por la Consejería de Obras Públicas para dar acceso al puerto.

El ayuntamiento tomó la decisión previa en noviembre de 2007, cuando en un pleno revisó una junta de compensación que se había aprobado un año antes para poder desarrollar el proyecto del plan parcial residencial, argumentando que se tenía que variar la redistribución de la propiedad del suelo urbanizable (ZSR-2-1) de la zona residencial. La decisión fue recurrida ante los tribunales por el promotor, al entender que el proyecto estaba aprobado definitivamente por silencio administrativo, reclamando la anulación de un decreto de la Alcaldía que "dejaba sin efecto" la aprobación inicial del plan parcial.

Ahora, dos años y medio después, el Tribunal canario confirma que la decisión adoptada por el pleno municipal fue correcta, en cuanto a que no se podía otorgar la aprobación a un proyecto que no contaba con los documentos que requiere la normativa (informes sectoriales y preceptivos de diversos organismos) y que, por tanto, era contrario a la ley.

Sin embargo, el TSJC también anula el decreto que firmó el alcalde, Ángel Pablo Rodríguez, para "dejar sin efecto" lo que él mismo había decretado con anterioridad, la aprobación inicial del plan parcial que permitía los dos edificios de 10 plantas. Entiende el tribunal que el ayuntamiento debió ser mas estricto a la hora de desestimar o denegar íntegramente la aprobación definitiva de la actuación y no simplemente "dejar sin efecto", ya que, según cita, "habida cuenta de que los motivos que aducen dicho acuerdo, así como las deficiencias puestas en relieve, podrán tener su encaje legal en lo establecido en el artículo 47", referido al reglamento de procedimientos de ejecución del planeamiento.

Por otra parte, en la misma sentencia se afirma que la anulación del decreto de la Alcaldía se lleva a cabo, "sin perjuicio de que se concluya el expediente" por parte del ayuntamiento, referido al cambio de ordenación en el suelo.

En su momento, cuando se produjo el cambio de actuación en el ayuntamiento, con el voto a favor del grupo de gobierno de Unión Bagañeta (UB-CC) y la abstención de PSC y CCN en la oposición, se planteó la necesidad de reajustar toda la zona de desembocadura del barranco para encajar la conexión de entrada al muelle planteada por Obras Públicas, lo que incluía la redistribución de un suelo que en principio iba a ser residencial.

En ese sentido, se habló de una "suspensión temporal" del plan parcial, para realizar modificaciones, pero los acontecimientos posteriores, vinculados a las malas relaciones administrativas y judiciales que mantienen el promotor de los edificios, que se sintió perjudicado, y el ayuntamiento, hacen pensar en que no se planteará una actuación "modificada".